¿Tú eres Listo o Inteligente?

La RAE define “listo” como una persona sagaz y diligente; en cambio “inteligente” como una persona sabia e instruida. Todos alguna vez en la vida hemos oído la frase “estudia que así serás alguien en la vida” en cambio, también sabemos que las personas dueñas de las empresas más importantes del mundo no han necesitado grandes estudios para conseguirlo. Por lo tanto, ¿qué pasa aquí? ¿qué es lo que falla entonces?

Es un hecho que para que esas personas crearan su sueño tuvieron que pasar por momentos de miedo, ansiedad, estrés y enfrentarse a todo tipo de retos.

Esos retos y miedos se abrieron ante ellos como un precipicio de enormes proporciones que tuvieron que saltar para seguir adelante. En ese momento sus cerebros se pusieron en marcha para encontrar todo tipo de impedimentos que justificaban la imposibilidad de saltarlo. Ellos sabían que sus cerebros les intentaban proteger del peligro; pero eso era lo mismo que sabotear su propio sueño. Todas estas personas saben y sabían que la única solución para saltar ese precipicio es la FE y la PASIÓN. Si, si habéis leído bien. FE como sentido de certeza a pesar de no tener evidencias y PASIÓN como amor profundo por lo que se hace.

Esto que parece más mágico que científico fue demostrado por Santiago Ramón y Cajal a principios del siglo pasado. Descubrió que la capacidad de soñar y de atreverse a salir de la zona de confort generaba cambios profundos en el tejido cerebral. Simplemente las conexiones entre las neuronas aumentan por lo que literalmente te conviertas en una persona más lista y por lo tanto más capaz que antes de superar los retos.

También está demostrado que si en el momento de dar “el salto” te hablas mal a ti mismo se pierde sangre en la parte prefrontal del cerebro encargada de entre otras cosas de labores como tomar decisiones a largo plazo y ser creativo.

Por lo tanto la ciencia nos demuestra que para conseguir nuestros sueños más vale tener FE y PASIÓN, en lo que haces, creer en ti y atreverse con los miedos que formar tus habilidades y destrezas sin descanso. Piensa en grande, eso motiva emocionalmente a tu cerebro, ten un plan de acción y trabaja en pequeño. No hay más secretos.

Cada vez que estés ante el precipicio en el que se vislumbra tu sueño al otro lado recuerda que el intelecto no despliega las alas del potencial humano, simplemente ayuda a analizar el salto.

Atrévete y salta. No te convertirás en otra cosa simplemente serás tú mejor versión.

Por lo tanto decide, está en tu mano ¿Qué quieres ser listo o inteligente?

Recent Posts

Leave a Comment

17 − 16 =